Javirroyo

"Con Cuidopía he aprendido que los cuidados son transversales a la vida” Javirroyo

Javirroyo lleva un año dibujando la importancia de los cuidados en Cuidopía. Su vida profesional está muy vinculada a los cuidados: ha trabajado en la humanización de espacios sanitarios, participado en campañas de concienciación y dibujado para reivindicar el cuidado. Si una imagen vale más que mil palabras, el trabajo de Javirroyo para Cuidopía ha sido una conversación continua a través de las redes sociales para resaltar el valor de los cuidados. Para este ilustrador una Sociedad de los Cuidados es una sociedad avanzada en valores.

Javirroyo, ilustrador y colaborador de CuidopíaJavirroyo, ilustrador y colaborador de Cuidopía. Foto: Alba Villalba.

Si conoces Cuidopía, conoces a Javirroyo: el ilustrador que cada mes durante 2021 ha dibujado sobre los cuidados y la importancia que tienen en nuestra sociedad. Cree que su vinculación profesional con los cuidados es algo que le ha venido dado y que no ha sido tanto por elección. Se considera una persona muy cuidadora en el entorno familiar, se define como un padre muy activo en el cuidado de sus hijos: “Creo que los cuidados se pueden aprender, pero hay quienes ya los traemos”. Javirroyo y su pareja son profesores de universidad y además trabajan juntos en distintos proyectos. “Parte de mi trabajo tiene que ver con la humanización de entornos sanitarios y mi pareja ya se había orientado mucho hacia allí. Empezamos con unos vinilos decorativos para la pared hace casi quince años y nos empezaron a llegar encargos de hospitales para ayudar a humanizar los entornos hospitalarios infantiles con el objetivo de que no fueran tan fríos para los niños. Ese trabajo ha ido evolucionando y actualmente estamos trabajando con el Hospital Vall d’Hebron: el hospital es el mundo y cada parte del hospital es una cultura distinta. Lo hacemos así con la idea también de transmitir conocimiento. Además trabajamos en otros hospitales para humanizar y también para señalizar como forma de cuidar a los pacientes, a sus familiares y a los profesionales. Si mejora el entorno, toda la gente se siente mejor.

“Trabajamos en hospitales para humanizar y también para señalizar como forma de cuidar a los pacientes, a sus familiares y a los profesionales. Si mejora el entorno, la gente se siente mejor”, Javirroyo, ilustrador

Humanizar y crear entornos de cuidado

Otro de los proyectos de Javirroyo se está desarrollando en la residencia de ancianos pública de Hospitalet. “Hay que entender que las residencias tienen que ir evolucionando y pasar de tener esa imagen de hospital a tener una imagen de casa, de hogar, porque es un lugar donde viven las personas”.

Ambulancia ilustrada por JavirroyoAmbulancia pediátrica ilustrada por Javirroyo. Foto: Javirroyo.

El ilustrador recuerda con mucho cariño el trabajo que hizo para humanizar las ambulancias pediátricas de los hospitales de Vall d’Hebron y Sant Joan de Déu. El objetivo era que el niño se relajara y para conseguirlo había que construir un relato. Tras varias reuniones con los profesionales vinculados a las ambulancias pediátricas decidieron que la idea sería que el viaje en ambulancia fuera un viaje submarino. Javirroyo llenó tres ambulancias de todo tipo de peces y realizó un cuadernito para entregar a los niños con una caja de colores; así, tanto en casa como en el hospital, pueden seguir viviendo la experiencia del viaje submarino. “También pueden ver una película en la tablet y jugar con un muñequito que es un calamar. Y si hay que ponerles oxígeno en la ambulancia, pues es para el viaje por el fondo del mar. Al año nos contaron que habían bajado muchísimo los niveles de sedación en los niños; un adulto que llega y ve el trato tan cuidadoso se relaja; y al relajarse el adulto, se relaja el niño”. Veinticuatro horas después de esta conversación, Javirroyo saldrá de viaje para Senegal. Allí ha realizado un proyecto con niños. Los dibujos de los pequeños y los suyos van a convertirse en un libro y con el dinero obtenido de su venta se ayudará a financiar la construcción de una escuela de secundaria en Thionk Essyl. “Todo este trabajo tiene mucho que ver con los cuidados”. Pero no es el único.

Javirroyo pintando en una escuela de áfricaJavirroyo en Senegal. Foto: Javirroyo.

“Creo en la capacidad de la ilustración, del pensamiento; creo en ver las cosas de otra manera y actuar de otro modo”, Javirroyo, ilustrador

 

 

Cuidar para cambiar actitudes

Javirroyo es el autor de los libros Homo machus y Laborachismo. El primero es sobre violencia de género y el segundo sobre la desigualdad de hombres y mujeres en el trabajo. “Son libros que también tienen que ver con los cuidados, están escritos por un hombre y dirigido a hombres: cuál es nuestra postura”. El ilustrador resalta que en lo relativo al ámbito laboral, el sistema actual no contempla la corresponsabilidad ni el reparto equitativo de responsabilidades en el cuidado. “No se integra la vida con el trabajo. Los hombres salen de casa y se olvidan de lo que ocurre allí, que es lo opuesto a lo que ocurre con la mujer. La vida está mezclada con el trabajo y el sistema no lo entiende. La mujer es quien cuida en un 90% de los casos, no es el hombre el que decide por sí mismo ocuparse de los cuidados. Y los cuidados son la clave de todo”.

Ilustración de JavirroyoIlustración de Javirroyo para Cuidopía.

Javirroyo realizó recientemente en Alcalá de Henares una campaña para concienciar sobre el cáncer de mama. Dibujó a distintas mujeres haciéndose una autoexploración de mama para llamar la atención sobre la importancia de esta práctica para prevenir el cáncer. “De lo que se trata es de ilustrar una realidad para conseguir que las personas cambiemos nuestras actitudes”. Y precisamente esto es lo que hace Javirroyo mensualmente para Cuidopía: visibilizar la importancia de los cuidados, pero también influir en quienes vemos sus ilustraciones. “Condensas muchas cosas en una sola imagen. Cuando hago un dibujo propongo una mirada diferente, pones encima de la mesa una situación. Una viñeta te hace pensar y situarte. La imagen es un golpe de vista y tiene una fuerza de impacto diferente a la que puede tener un texto. Una ilustración puede cuidar haciéndote que te replantees cosas, e incluso puede cambiar la forma de ver el mundo. Creo en la capacidad de la ilustración, del pensamiento; creo en ver las cosas de otra manera y actuar de otro modo”. Javirroyo recuerda una ilustración que hizo para Cuidopía donde aparece un barco pequeñito –un remolcador– que va tirando y guiando a uno grande. El barco pequeñito son los cuidados y el gran barco es la vida; por pequeños que sean los cuidados tienen una importancia determinante en eso tan grande que llamamos vida. Esta viñeta y otras más de este ilustrador son las protagonistas del calendario de los cuidados de 2022 de Cuidopía.

Después de un año trabajando con Cuidopía he aprendido lo importante que son todas las profesionales –casi todas son mujeres– de los cuidados sanitarios y sociales. También he aprendido que los cuidados son transversales a tantísimas áreas de la vida y en todos los momentos vitales; me parece un temazo y lo disfruto muchísimo”. “Deberíamos tender hacia la sociedad de cuidados, estamos todavía en un estado tan primario de la idea de cuidados… Los cuidados para mí tienen que ver mucho con la empatía y con el hecho de generar seguridad. Son también una forma de querer a los demás y a uno mismo. Los cuidados tienen que ver con las sociedades avanzadas de verdad. Cuando digo avanzada no hablo de riqueza o de tecnología, sino de una sociedad avanzada en valores”.

De cuidados habló hace muy poquito con Eva Peñafiel y Juanjo Rabanal, los expertos en educación emocional de Escuela de Cuidados, en un Instagram Live que, si no pudiste ver en directo, no te puedes perder.

Vídeo encuentros digitales con Javirroyo

Otros artículos relacionados con:
EM-83531 | Diciembre 2021

Más personas que inspiran cuidados

“Dejamos de ser dos personas para convertirnos en una”. Guía paralímpico

El papel de las y los guías en el deporte paralímpico va mucho más allá de lo estrictamente deportivo: se convierten en un acompañante permanente de los deportistas y les ayudan en todo lo que necesitan, antes y después del entrenamiento o la competición. De esa interacción y cuidado constantes, y de la búsqueda por la coordinación perfecta, acaba surgiendo un vínculo invisible que trasciende al deporte y que también es clave para el cuidado de la salud emocional de los y las deportistas.