Carmen y María, residente y trabajadora de una residencia de ancianos

“Cuando tu familia no está cerca, es importante tener a gente que te cuide”. Carmen y María, residente y trabajadora de la misma residencia

Me ofrecen los cuidados que necesito. Y cuando he pasado unos días malos, se han portado todos muy bien, son muy profesionales”. Carmen tiene 84 años y hace cuatro que vive en el Centro de mayores Fundomar de Bermejales (Sevilla). María, de 48 años, sin embargo, acaba de llegar: ha sido la trabajadora en incorporarse más recientemente a este centro. En octubre de 2022 comenzó su formación para obtener el Certificado de Atención Sociosanitaria a Personas Dependientes gracias a una Beca Cuidopía, en el marco del programa de Acción Social de Janssen y Johnson & Johnson España. Tras varios meses de formación teórica, María completó sus prácticas en marzo de 2023 en el mismo centro donde vive Carmen, y allí mismo ha sido contratada como cuidadora profesional días después. “Este es el cambio que necesitaba. He encontrado lo que yo estaba buscando. Me gusta mucho cuidar a personas mayores”, comparte María. Este es ya el tercer año que se lleva a cabo el programa de formación de las Becas Cuidopía en Sevilla de la mano de Fundación Doña María (Fundomar) bajo la coordinación de Fundación Tomillo y con la colaboración de la Junta de Andalucía y el Servicio Andaluz de Salud (SAS). El índice de inserción laboral de las personas que se han formado en las pasadas ediciones alcanza el 70%de las iniciativas que en un sector donde cada vez hay más demanda.

Carmen, en el centro de mayores Fundomar
Carmen, en el centro de mayores Fundomar, recibe cuidados de profesionales formadas con
una Beca Cuidopía.

La experiencia de recibir cuidados profesionales

“Lo más importante es no encontrarse sola, que tengas siempre a una persona al lado que te pueda ayudar si lo necesitas. Y aquí no estamos solas”. Carmen comparte su día a día en el centro de mayores donde vive desde hace cuatro años con otros residentes y con los profesionales que forman el equipo sociosanitario. Participa en muchas de las actividades que se organizan a diario en el centro, asiste a los talleres de memoria y disfruta especialmente de las iniciativas que tienen que ver con la música. “La música es una terapia muy buena, en muchas ocasiones te alegra mucho”, explica. Escuchar y entender los gustos y preferencias de las personas cuidadas favorece tanto el estado de bienestar de estas personas como la relación con sus cuidadoras y cuidadores, tal como muestra el capítulo ‘Enséñame a bailar’ de la unidad ‘Nuevos en la residencia’ de Escuela de Cuidados. Carmen asegura que no cambiaría la residencia donde vive por el mejor hotel del mundo. No solo por el lugar sino también por las personas que la rodean y la calidad y calidez de los cuidados que recibe de ellas, algo muy en sintonía con el Modelo Afectivo Efectivo promovido por Janssen España y Cátedras en Red que, desde el ámbito sanitario, defiende un modelo de humanización.

“Aquí tengo muy buena atención, las personas que nos cuidan son muy cariñosas y están muy bien preparadas. Son profesionales”. Carmen, 84 años, residente en un centro de mayores

Como Carmen, cada vez son más las personas que necesitan cuidados y mayor la demanda de profesionales formados para atenderlas. Desde enero de 2023 es obligatorio en nuestro país contar con el Certificado de Profesionalidad en Atención Sociosanitaria a Personas Dependientes para poder trabajar como cuidador o cuidadora en los centros residenciales para personas mayores, centros de día o en la atención de cuidados a domicilio. Las Becas Cuidopía cubren la formación necesaria para adquirir este certificado, así como el acompañamiento en el proceso de inserción laboral una vez obtenida la titulación oficial.

La importancia de la formación en el sector de los cuidados

María tiene 48 años y acaba de conseguir su Certificado en Atención Sociosanitaria gracias a una Beca Cuidopía con la que se ha formado como cuidadora profesional en la Fundación Doña María (Fundomar), entidad colaboradora del programa Cuidopía en Sevilla. “Antes había trabajado en hostelería y en ayuda a domicilio. Me enteré de este curso y, la verdad, a mí me ha cambiado la vida”, explica María. Del período de formación recuerda que una de las partes más importantes es todo lo relacionado con los cuidados emocionales,tanto para las personas a las que vamos a cuidar como para nuestro propio autocuidado”, aclara. También destaca la experiencia que vivió en una de las clases donde pudieron vivir en primera persona el día a día de muchas personas mayores. “Nos pusieron aparatos para experimentar pérdida auditiva y visual y peso para simular que tuviésemos artrosis, sobrepeso y enfermedad pulmonar obstructiva crónica. El ratito que estás así impresiona, es duro. Pero ponerte en su lugar ayuda a saber lo que es y a ver lo que podemos hacer para ayudar y mejorar cómo se sienten”.

Becarias Cuidopía en sus clases de formación. Foto: Fundomar
Becarias Cuidopía en sus clases de formación. Foto: Fundomar

“Te pones en el lugar de las personas mayores y las ves de otra manera. No vas con tanta prisa porque sabes por lo que están pasando”. María. Cuidadora profesional gracias a una Beca Cuidopía

Reflexiones como esta, experiencias personales en el inicio de su trabajo como profesionales de los cuidados, su visión acerca de la igualdad en este sector de los cuidados o cómo sienten que la sociedad valora su trabajo como cuidadores profesionales, son también las que encontramos en los vídeos de ‘Conversaciones Cuidopía’. Emma, Nancy, Hanane y Adonay, personas que también han recibido una Beca Cuidopía, comparten en esta serie audiovisual su opinión y su experiencia tras formarse y conseguir convertir su vocación por los cuidados en su profesión.

Foto: Escuela de Cuidados - Conversaciones

Becas Cuidopía. Vocación, formación e inserción laboral

El programa de Becas Cuidopía comenzó en noviembre de 2019, unos meses antes de que la crisis de la COVID-19 pusiese en evidencia la importancia y la necesidad de los cuidados. Las primeras alumnas que obtuvieron su certificación gracias a las becas fueron también parte de las personas que reforzaron las plantillas de residencias, centros de día y personal de ayuda a domicilio que, en aquellos días, vivían el impacto de la crisis sanitaria. “No nos damos cuenta del valor de un cuidador hasta que lo necesitamos”, decía entonces Gloria, alumna de la primera promoción de las Becas Cuidopía, quien apenas obtuvo su título empezó a trabajar sustituyendo a una trabajadora de un centro residencial para personas mayores.

Las Becas Cuidopía ya han formado en estos tres años a más de 250 personas como cuidadoras y cuidadores profesionales a través de la colaboración con distintas entidades sociales en Barcelona, Madrid, Sevilla, Valencia, Zaragoza y Cáceres. Bajo la coordinación de Fundación Tomillo, entidades como Fundación Doña María en Sevilla y Novafeina en Valencia, se encargan actualmente de promover y ofrecer la formación a las personas seleccionadas.

El pasado mes de febrero tuvo lugar la clausura del grupo en el que se había formado María en Sevilla. A un momento tan especial asistieron Trinidad Rus, Directora General de Atención Sociosanitaria, Salud Mental y Adicciones de la Junta de Andalucía, Carmen Lama, Subdirectora de Planificación, Derechos y Resultados en Salud y Marta Cáceres, Subdirectora de Drogodependencias e Inclusión, acompañadas también del presidente de Fundomar, José Vázquez, y Juan Martínez, director regional de Relaciones institucionales de Janssen en Andalucía.

Clausura del grupo de Becas Cuidopía
Clausura del grupo de Becas Cuidopía en Sevilla con presencia de representantes de
la Junta de Andalucía. Foto: Fundomar

David Beas, director de Government Affairs y Acceso al Mercado en Janssen España, destaca que existe un doble impacto social del programa de Becas Cuidopía. Por un lado, responder a la creciente demanda de profesionales facilitando la formación teórica, práctica y emocional de cuidadores profesionales, con el objetivo de mejorar la calidad de los cuidados que estas personas van a ofrecer en su futuro profesional. Por otro, promover que personas en situación de vulnerabilidad o exclusión social tengan acceso a estas becas, mejorando con ello sus oportunidades de empleo y generando un impacto positivo en sus vidas, tanto a nivel laboral, como económico, familiar y social

“En el caso concreto del programa de Becas en Andalucía, hemos conectado nuestro programa de Becas Cuidopía con el programa de Atención a Víctimas de Violencia de Género y en 2023 ampliaremos esta conexión, derivando también personas de los programas de Salud Mental y Adicciones”. David Beas, Janssen España.

Durante 2023 se ofrecerán 47 nuevas Becas Cuidopía por parte de Janssen y Johnson & Johnson España que, bajo la coordinación de Fundación Tomillo, se implementarán en Madrid, Sevilla y Valencia.

Si quieres más información sobre las próximas convocatorias de Becas Cuidopía, los requisitos para solicitarla o conocer la experiencia de personas que ya han completado su formación, entra en la sección ‘Becas’ o puedes ver los vídeos de ‘Conversaciones Cuidopía’ y ‘Yo trabajo cuidando’.

Otros articulos relacionados con los cuidados de:
EM-128119 | Abril 2023

Más personas que inspiran cuidados

Libros sobre cuidados para todas las edades

Este año nos sumamos a la celebración del Día de las Librerías pidiéndole a quienes más saben, las libreras y libreros, que nos recomienden lecturas relacionadas con los cuidados. Ingrid, Alodia y Paco nos envían sugerencias de libros para todas las edades y sobre todo tipo de cuidados.