Cuidadora con hombre mayor

“Si no educamos en gestión emocional, no estamos formando al 100% al cuidador”. J. Augusto García Navarro, geriatra y presidente de la SEGG

El 5 de noviembre se celebra el Día Internacional de las Personas Cuidadoras. Desde Cuidopía queremos que esta sea una fecha donde poner en valor tanto los cuidados como la labor de quienes, de manera profesional o familiar, se dedican a cuidar. En una sociedad cada vez más envejecida como es la nuestra según los datos del INE, que sitúa en 9,5 millones la población de personas mayores de 64 años en España, y una esperanza de vida en aumento, la necesidad de cuidados a personas mayores y dependientes plantea nuevos y diferentes retos. En este contexto social, y coincidiendo con el estreno de ‘Nuevos en la residencia’, la última unidad de Escuela de Cuidados dedicada al cuidado profesional de personas mayores, hablamos con José Augusto García Navarro, médico geriatra y presidente de la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología (SEGG).

Mayor esperanza de vida, mayor necesidad de cuidados

Los tiempos han cambiado y la sociedad española, también. Las cifras del INE revelan que España presenta una población cada vez más envejecida donde aumenta la esperanza de vida y disminuyen los nacimientos. En 2022 se ha registrado un nuevo máximo alcanzando una tasa de envejecimiento del 133,5%, lo que significa que hay 133 personas mayores de 64 años por cada 100 menores de 16.

Con una esperanza de vida media en los 83 años, y dada la diversidad presente en el volumen de población mayor de 64 años de nuestro país, existen aún múltiples estereotipos relacionados con este sector de la población. El edadismo, término desarrollado en la década de los 60 por el gerontólogo estadounidense Robert Butler, hace referencia a los estereotipos y prejuicios existentes en relación a la edad y que tiene consecuencias tanto para las personas mayores como para la sociedad en general. Una de las cuestiones en las que impacta es, precisamente, en cómo se diseñan, facilitan o implementan los servicios y recursos de cuidados para las personas mayores.

Según José Augusto García Navarro, médico geriatra y presidente de la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología (SEGG), “para proporcionar unos cuidados adecuados a las personas mayores con dependencia y discapacidad tenemos que transformar la imagen que tenemos de la vejez y de esas personas.”.

García Navarro insiste en que tan negativo es aplicar un cuidado excesivo a una persona que presente baja capacidad física dificultando su autonomía, como no estimular cognitivamente a quien presenta una escasa capacidad mental. Añade el riesgo que supone aplicar estereotipos de otro tipo como la creencia de que las personas mayores tienen menos necesidades de interacción social, algo que contradice la experiencia de los mayores que participan en programas de convivencia intergeneracional; o el estereotipo de que se trata de personas con escasa capacidad económica, lo que puede desembocar en facilitar un cuidado de menor intensidad. “Tenemos, en resumen, que cambiar la imagen que tenemos de la vejez. De una imagen negativa a una imagen positiva”, reitera.

José Augusto García Navarro. Sociedad Española de Geriatría y Gerontología
Foto: José Augusto García Navarro. Presidente de la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología

“Tenemos que situar a las personas mayores con dependencia y discapacidad en el lugar del que nunca debieron salir, que es donde estamos todas las personas de nuestra sociedad, tengamos o no discapacidad o dependencia”. José Augusto García Navarro, geriatra y presidente de la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología.

 

Los retos del cuidado de personas mayores y dependientes

Cuidar no es una actividad en serie, es una actividad individualizada que hay que facilitar de manera diferente en función de las necesidades de cada persona”. Aquí está la base, para José Augusto García Navarro, de los retos que se plantean actualmente para enfrentar las necesidades de cuidado de las personas mayores y dependientes. Además, el presidente de la SEGG insiste en la importancia de respetar los derechos de las personas mayores que necesitan cuidados. “Derecho de igualdad, derecho a tener las mismas oportunidades, derechos a la participación social y todos aquellos que hacen que las personas mayores con discapacidad tengan una inclusión plena en la sociedad”.

El Modelo de Atención Integral Centrado en la Persona es, según García Navarro, el instrumento global que debe aplicarse a todos los cuidados. “Es muy importante que esa persona tenga el cuidado necesario en función de su grado de dependencia, en función de las limitaciones que pueden ser, y que de hecho son, diferentes de una persona a otra, y que además son evolutivas y deberán adaptarse a medida que pase el tiempo”. Explica que, además, el cuidado que se proporciona, tiene que estar hablado y pactado con la persona, y tiene que ser aceptado por ella. “Ahí es donde, en muchas ocasiones, las personas cuidadoras comienzan a fallar, pero hay que tener en cuenta que todo hay que pactarlo con la persona que recibe el cuidado”. En la unidad de Escuela de Cuidados dirigida al cuidado profesional de personas mayores, ‘Nuevos en la residencia’, está presente este principio. El primero de los capítulos, ‘El arte de presentarse’, aborda, entre otros aspectos, la importancia de escucha y respecto de la persona cuidada de la mano de los protagonistas: Laura, una cuidadora profesional de un centro residencial que se incorpora a cubrir la baja de otra compañera, y Manuel, un residente recién llegado al centro y que, a diferencia de su compañero de habitación, mantiene una buena capacidad física y un alto grado de independencia para las tareas cotidianas.

Foto: Escuela de Cuidados

La importancia de la educación emocional en la formación de profesionales de los cuidados

Empatía, respeto hacia las preferencias de cuidado de la persona a la que atendemos, capacidad de escucha y de comunicación, honestidad y fortaleza física, mental y emocional, son las actitudes que José Augusto García Navarro enumera como fundamentales para quienes van a ejercer una labor de cuidados en centros residenciales de personas mayores y dependientes. “Es muy importante que haya flexibilidad porque la situación cambia. Las personas mayores con dependencia son personas que pueden ir evolucionando en su enfermedad, y a veces tienen un día bueno y a veces tienen un día malo”.

“Las personas que cuidamos debemos ponernos en el lugar de la persona cuidada e intentar visualizar cómo sería el mundo con la dependencia que tiene esa persona”. José Augusto García Navarro, geriatra y presidente de la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología.

 

Emma Nohemi Alvir. Beneficiaria de una Beca Cuidopía
Foto: Emma Nohemi Alvir. Beneficiaria de una Beca Cuidopía

Es fundamental para el presidente de la SEGG que los profesionales de los cuidados cuenten con formación en educación emocional, tanto para poder gestionar sus propias emociones como las de las personas a quienes cuidan. En esa línea se enfoca la formación de las Becas Cuidopía, dirigidas a apoyar la formación de futuros profesionales de los cuidados y donde la formación en técnicas y herramientas de gestión emocional, es uno de los aspectos más valorados por quienes reciben estas becas. Según García Navarro, las Becas Cuidopía contribuyen a la mejora del sistema de cuidados tanto por lo que la propia formación de cuidadores profesionales supone en la calidad de los cuidados que se ofrecen, como por la mejora en el control de enfermedades crónicas, la disminución de caídas, la mejora en la autonomía dentro del grado de dependencia de cada persona, y la mejora en la sensación de bienestar de la persona cuidada; lo que se traduce en menos ansiedad, menos nerviosismo, una mejora en el sueño y, por consiguiente, una mejor calidad de vida. “Además, una formación de profesionales como las Becas Cuidopía, supone la posibilidad de transmitir esos conocimientos a los cuidadores no profesionales, aquellos que están apoyando en el cuidado, y se produce un efecto multiplicador”, explica el geriatra.

 

“Cuidar no es solo estar ahí. Es hacerle ver a la otra persona que estás ahí”. Emma Nohemi Elvir. Beneficiaria de una Beca Cuidopía y cuidadora profesional.

Algo que tampoco pueden olvidar nunca los cuidadores es su propio autocuidado. Lo que no podemos hacer con la persona cuidada es que, en un momento dado, el cuidador se hunda y la dejemos sin cuidados ese día. Saber cuidarse a uno mismo también forma parte de esa actitud que hay que tener. No se han de adoptar actitudes heroicas que pueden acabar agotando de forma innecesaria al cuidador, sino actitudes inteligentes que intenten que ese cuidador vaya tomando oxígeno para poder mantener durante el tiempo esa actividad de cuidados”. Una muestra de esta actitud y de la importancia de la gestión emocional para lograrlo la encontramos en el capítulo ‘Parar, respirar, reiniciar’ dedicado al cuidado profesional de personas mayores. En él Juanjo Rabanal, que junto a Eva Peñafiel forman el equipo de profesionales en educación emocional de Escuela de Cuidados, facilita consejos y herramientas para abordar situaciones de tensión como la que interpretan en este capítulo los actores que representan a Laura, como cuidadora profesional y a Manuel como residente del centro de mayores.

Foto: Escuela de Cuidados

Herramientas para conectar con las personas que cuidamos

Dedicar tiempo, escuchar y entender la realidad de las personas mayores que cuidamos, sus gustos y preferencias, puede facilitar en muchos aspectos el trabajo profesional de cuidados. Adaptar actividades o facilitar espacios donde las personas cuidadas compartan sus conocimientos y habilidades, favorece tanto su bienestar individual como la convivencia con otros, según recoge la Ficha de consejos de el último de los capítulos que compone la unidad ‘Nuevos en la residencia’.

Hay que considerar las preferencias y los valores de las personas cuando cuidamos. Y esto también hay que incluirlo en este proceso de cómo yo diseño los cuidados y cómo los presto. Y ese modelo, que es el Modelo Integral Centrado en la Persona, es el que debería imperar como gran instrumento de cuidado en todos los cuidados de larga duración, independientemente de si se hacen en domicilio o en una institución como puede ser una residencia de mayores”, asegura José Augusto García Navarro.

Utilizar herramientas como la música, con la que conectar y acercarse a la persona que cuida, es el ejemplo que puede verse en el capítulo ‘Enséñame a bailar’ de Escuela de Cuidados. García Navarro resalta el impacto positivo que el uso de la música tiene para las personas mayores. “Desde el punto de vista de los conocimientos de geriatría y gerontología, tiene beneficios reconocidos clarísimos en las personas mayores con dependencia como el hecho de enriquecer y estimular mucho el proceso sensorial, así como favorecer un cambio positivo en el estado de ánimo y las emociones”. Si sumamos a esto la acción de bailar, mejoran también los procesos de coordinación motora, “lo cual es un detalle realmente muy importante que a la larga acabará produciendo una disminución muy importante en el riesgo de caídas”.

Foto: Escuela de Cuidados

Aplicar correctamente los conocimientos no es suficiente en un ámbito profesional como es el de los cuidados. Insiste el doctor García Navarro que para cuidar hay que tener vocación. “No se trata solo de saber cómo hay que hacer las cosas, sino de saber cuándo hay que hacerlas, cómo hay que hacerlas, y de dar ese cuidado haciendo que la persona cuidada se sienta realmente atendida en la necesidad que tiene en ese momento y de la forma, desde el punto de vista emocional, más adecuada a su situación. Por eso la formación emocional es esencial. Si no formamos en gestión emocional, no estamos formando al cien por cien y de forma completa al cuidador”.

Consulta todos los contenidos, vídeos y fichas de consejos de nuestros expertos de Escuela de Cuidados para personas cuidadoras sobre Lenguaje con afecto, Autocuidados, Cuidados a personas con depresión y Cuidado profesional a personas mayores, así como las entrevistas a personas expertas en cada uno de estos temas.

Otros articulos relacionados con los cuidados de:
EM-113975 | Octubre 2022

Más personas que inspiran cuidados

¿Qué cuidados necesitan las personas mayores LGTBIQ+?

La Fundación 26 de Diciembre trabaja para las personas mayores de 60 años del colectivo LGTBIQ+. Son más de un millón, de las que el 80% viven una situación de soledad no deseada. A diferencia del resto de mayores, tienen una historia protagonizada por la discriminación y la no aceptación. En la mayoría de los casos fueron repudiados por sus familias y por la sociedad. Y eso deja huella.